Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Style6

Reflexiones en familia: ¡ No te metas en mi vida !

Maravillosa reflexión, ideal para compartir en familia, para desmenuzar con todos los matices, las relaciones entre padres e hijos.

Muchos son padres de hijos adolescentes, y sufren de reacciones típicas de su edad, con ansiedades acumuladas en sus hormonas en crecimiento, mezcladas con los miedos a lo que viene sin conocer.

Muchos son los padres que se colman de paciencia, para entender, aconsejar y guiar como mejor les sale a sus amados hijos.

El paso por éstas etapas es duro, tanto para los papás como para los chicos, aunque en éstos últimos
no se note demasiado, ya que se creen con la verdad de la vida, casi diría con terquedad genuina, y sin escuchar cuando uno les dice, que ya comprenderán cuando maduren, cuando sean grandes, cuando sean padres...

Navegando en internet, encontré ésta bella reflexión que quiero compartir con ustedes, sobre los pensamientos de un sacerdote, sobre el tema.

Espero que les sirva si algún día tienen que sentarse a conversar con sus hijos...


“La paternidad no es un capricho o un accidente, es un don de Dios, que nace del Amor”




Reflexión sobre: ¡NO TE METAS EN MI VIDA!

Hoy que estoy profundizando mis estudios teológicos en la Familia; sus valores, sus principios, sus riquezas, sus conflictos, recordaba una ocasión en que escuché a un joven gritarle a su Padre:

¡¡NO TE METAS EN MI VIDA!!

Ésta frase caló hondamente en mí, tanto, que frecuentemente la recuerdo y comento en mis conferencias para padres e hijos.

¿Si en vez de sacerdote, hubiese optado por ser padre de familia, qué le respondería a mi hijo, si él me hiciera esa pregunta?

Esta podría ser una respuesta:

¡¡Hijo, un momento, no soy yo el que me meto en tu vida, tu te has metido en la mía!!

Hace muchos años, gracias al profundo amor que mamá y yo nos tenemos, Dios permitió que llegaras a nuestras vidas y ocuparas todo nuestro tiempo. Antes de que nacieras, mamá se encontraba mal, no podía comer, y además debía guardar reposo, así que yo, tuve que encargarme de las tareas de la casa, además de mi trabajo.
Los últimos meses, antes de que llegaras a este mundo, mamá no podía dormir y tampoco me dejaba dormir a mí.
Antes de nacer los gastos aumentaron increíblemente, tanto que gran parte de nuestro salario se gastaba en ti, en el médico que atendía a mamá, en medicamentos y en comprarte lo mejor. Mamá quería comprarte todo lo que veía para bebes, las mejores prendas, y lo más lindo.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Llegó el día en que naciste y compramos un recuerdo para regalar a todos aquellos que vinieran a conocerte.
Desde la primera noche no dormimos. Cada tres horas como si fueras un reloj nos despertabas para que te diéramos de comer, otras veces te sentías mal y llorabas todo el tiempo, sin que nosotros supiéramos que hacer, pues no sabíamos qué te sucedía y hasta llorábamos contigo.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Comenzaste a dar los primeros pasos y tuvimos que estar detrás de ti todo el tiempo, ya no podíamos sentarnos tranquilos a leer el periódico, a ver una película, ni podía ver el partido de mi equipo favorito, porque para cuando menos lo esperaba, te perdías de mi vista y tenía que salir tras de ti para evitar que te lastimaras.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Todavía recuerdo el primer día que fuiste a la escuela. Tuve que llamar al trabajo y decir que no podía ir, porque tuve que acompañarte al colegio y estar contigo. Tú no querías entrar, llorabas y me pedías que no me fuera, tuve que pedirle a la maestra que me dejara estar a tu lado, hasta que tomaras confianza.
A las pocas semanas ya no me pedías que no me fuera, y unos pocos días mas tarde, hasta te olvidabas de despedirte cuando bajabas del auto corriendo para encontrarte con tus amiguitos.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Seguiste creciendo y nos pedías que te lleváramos al lugar en que te reunías con tus amigos, y que te dejáramos y te recogiéramos unas calles antes. Eras demasiado moderno y no se cuantas cosas más.
No querías llegar temprano a casa, te molestabas que te pusiéramos límites o reglas, no podíamos hacer comentarios acerca de tus amigos, sin que te volvieras contra nosotros, como si los conocieras a ellos de toda la vida y nosotros fuéramos unos "desconocidos" para ti.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Cada vez sé menos de ti, y lo que sé, es a través de los demás, ya no quieres hablar conmigo, dices que siempre te estoy regañando. Todo lo que yo hago está mal y te burlas de mí.
Y yo me pregunto, ¿Cómo con tantos defectos he podido darte todo lo que tienes?
Mamá se queda despierta y no me deja dormir preguntándome si has llegado a casa, diciéndome que es muy tarde y que tu celular está desconectado, que ya son las 3:00 de la mañana y no has llegado.
Solo cuando te oye entrar en casa y cerrar la puerta de tu habitación, podemos dormir.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Te aburre hablar con personas como nosotros, que no entienden el mundo de hoy, por eso sólo me buscas cuando hay que pagar algo, necesitas dinero para la universidad, o para tu diversión.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

¡¡Hijo, yo no me meto en tu vida… tu te has metido en la mía, y te aseguro que no me arrepiento de que lo hayas hecho y la hayas cambiado para siempre!!

Mientras esté vivo, me meteré en tu vida, para ayudarte, para formarte, para amarte y para hacer de ti una persona de bien.
Además si no lo hago yo, otros se meterán en tu vida y esa es una responsabilidad que me corresponde a mí.

¡¡ Sólo los padres que saben como meterse en la vida de sus hijos logran hacer de éstos, hombres y mujeres que triunfen en la vida y sean capaces de amar y ser amados!!



Reflejos Femeninos
A.M
Fuente: internet.vs

KAMASUTRA PARA PADRES MUY REAL

Familias y crianzas de los hijos, que decisiones deben tomar los padres, para no terminar perjudicando a los niños.

Cuando llega el primer hijo, la cama matrimonial, se convierte en cama de tres, si es solo por un rato o en ocasiones especiales, bueno, pero el tema es cuando el niño no quiere dormir en su propia cama, y elije todos los días dormir entre sus padres.

Están también, las escapaditas nocturnas, es decir, acostamos a los niños en sus camas, se duermen, pero en un determinado momento de la noche, se pasan a la cama grande.

Si ustedes son padres, seguramente, reconocen muchas de las posiciones que plantean en el gráfico del kamasutra familiar, me causó mucha gracia, porque como papás, les dá pena, quitar al niño de la cama matrimonial, y siempre se termina durmiendo como la mona, es decir mal.


Al despertarse los papás tienen dolores en el cuerpo, a causa del individuo niña o niño que está compartiendo su cama, durante toda la noche o de a ratos.

Es una tierna etapa, que según médicos pediatras, sería correcta si no se le permitiera al niño, pasarse de noche a la cama de sus padres, por el bien de ellos mismos, deberían dormir en su propia cama.

Y así es la forma en que los papás se la rebuscan para hallar un rinconcito donde dormir.....jajajjajaja


Reflejos Femeninos
A.M
Fuente: internet.vs

Top