ads




Slider[Style1]

Style2





Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4





Style5

Style6

El amor de una mascota

Aquel que dice que los animales no tienen emociones, o que no entienden nada, no sabe a ciencia cierta lo que dice...

Seguramente es parte de la gente que casi seguro, no tuvieron nunca una mascota, no compartieron más de una hora con un animal, para llegar a conocerlo, saber de sus sentimientos, que los tienen como los humanos, teniendo carácter, estados anímicos, cambios de humor, fáciles de percibir por parte de su entorno.

Hay que entender a las mascotas, sus actitudes, aceptar sus enojos, regañar y enseñarles buenos modales y lo más importante, estar predispuestos a recibir y dar amor genuino.

Es imprescindible cuando uno decide tener una mascota, entender que no es como tener un mueble en la casa, sino que es un integrante más de la familia, algunos inclusive los sienten como hijos.


Mucha gente que no tienen mascotas o bien tienen mascotas pero no sienten un lazo de amor, no llegan a entender al que si lo tiene y demuestra preocupación por su mascota, y se ocupa con todos los detalles, cuidados y comodidades, en que estén tan bien, como lo puede estar uno.
Dicen "no te preocupes es solo un perro", como restando importante a lo que le sucede, o "ya va a volver",  si se escapó el gato, sin tomar demasiado en serio lo que le pueda ocurrir a su mascota.

Los perros son mis preferidos, para otros los gatos, siendo las mascotas más comunes que la gente tiene en sus casas, pero hay otros animales exóticos que son considerados mascotas,  como las lagartijas o los hamsters, pero no son tan demostrativas ni tienen condiciones para adoptar costumbres como los primeros.

Los perros son sumamente fieles, demostrativos, cariñosos y perceptivos, están del humor que está el dueño, si hay alegría ellos estarán alegres, si hay tristeza, seguramente ellos estarán tristes, aún sin entender el por qué de las situaciones.

No es verdad que los perros no piensen, piensan, analizan y toman decisiones, lo pueden comprobar poniéndolos a prueba y verán... Lo mismo sucede con los monos o los orangutanes, tienen gestos y actitudes muy similares a los humanos.

Las hembras son tan protectoras con sus crías como lo son las madres con sus bebés.  También si alguien quiere atacar a sus dueños, salen en su defensa con uñas y dientes, pelean incluso hasta la muerte.


Son compañeros perfectos para transitar el camino de la vida, quien no tuvo nunca una mascota, no sabe del amor incondicional, sin esperar nada a cambio, se sienten plenos con una simple caricia en el lomo o participar de un rato de juegos con su juguete preferido.

En las veterinarias o tiendas de mascotas, venden perros y gatos de raza, son hermosos, pero los precios son altos y al fin lucran con ellos, pero va en cada uno, si tienen el deseo de una raza determinada, deben comprarlos. Pero también están los callejeritos, los sin techos, y los que esperan en los refugios ser adoptados.

Mi recomendación para aquellos que descreen de lo que digo, adopten una mascota, sean responsables con ellas, ámenlos, y serán amados.


Reflejos Femeninos
A.M
Fuente: -

La historia de Patrick, crueldad y milagros

Les voy a contar la historia de un perrito llamado Patrick, por qué el título habla de crueldad y de milagros, porque a veces en la vida, estamos sumergidos en un pozo de todo lo malo que existe en el mundo, pero también, es cierto, que a veces en la vida, aparecen personas, oportunidades, ilusiones, que nos hacen creer en que los milagros existen.

HOLA YO SOY PATRICK


Éste perrito, tuvo la desgracia de que en el camino de su vida, se cruzara con un monstruo.
Ese monstruo fue su dueño, hasta que decidió matarlo, un día vaya a saber uno por qué, ató a su perro, a unas barandas, y lo dejó sin comida y agua durante una semana.
Posteriormente, tomó una bolsa para la basura, puso a su perro dentro, lo que quedaba de él, puros huesos y lo tiró a un contenedor.


La gente que pasaba por allí, escuchaba ruidos, que venían del contenedor y se encontraron con éste panorama tétrico, algo que parecía un perro, agonizando.
Minutos después venía el camión que se lleva toda la basura del contenedor, así que se salvó de ser aplastado.
Llamaron a una veterinaria de New Jersey, para que lo puedan rescatar y así lo hicieron.


El grupo de veterinarios y colaboradores, al verlo, con apenas 8 kg de huesos y piel, y revisarlo, sabían que no tendría chances de seguir viviendo, más allá de la noche, no pasaría.
Pero la pasó, su temperatura corporal era tan baja, que el termómetro no la podía medir, siguieron dandole todo tipo de cuidados, medicamentos, estudios, y le pusieron un nombre, Patrick, porque era el día de San Patricio.
La debilidad del perro era tal, que ellos sabían que estaban haciendo lo que podían, pero no tenían garantías de poder salvarlo.
Pero pasó una segunda noche, todos se acercaban al pobre perrito, mientras él se mostraba con miedo, hacia los humanos, claro, con la miseria humana que se encontró, su anterior dueño, desconfiaba de todos.


Todos apostaban, cuánto duraría, si tendría chances, y lo operaron, para sacarle una bola de pelo, que tenía en su estómago.
A pesar de todo lo que le hacían, Patrick, les devolvía amor, porque con cada intento de los profesionales, él se sentía mejor.


Y así de a poco, se fue ganando el cariño de todos los trabajadores de la veterinaria, le donaban juguetes, ropita, comida, y le daban amor, además de los cuidados médicos.


Cuando pudo pararse, comenzaron a sacarlo al parque para que caminara, era un esqueleto, y seguía mostrandose desconfiado.


El tiempo pasaba, y Patrick mejoraba, fue ganando peso, el pelo le crecía más lindo, estaba abrigadito, y rodeado de amor.  Pero en la veterinaria no podía quedarse para siempre... además ellos aseguraban que era un buen perro, dócil y juguetón.


Atrás quedaron los peores momentos, aquellos donde la incertidumbre con la muerte rondando, era reemplazada por la esperanza de vida.
Una de las contadoras, de la veterinaria, se ofreció a adoptarlo, y darle un hogar, ese hogar que hasta su agonía no conocía.
Comenzó a adaptarse perfectamente, a su nueva vida, junto a Patricia, quien asegura que es el perro más bueno y dulce que haya tenido.


Lo disfraza, juegan, lo mima con regalitos, le armó un rincón con una hermosa colchoneta con su nombre, ropa nueva, y juguetes.
Y se convirtió en un robusto perro color marrón chocolate, que pesa ya 22,5 kg, fuerte, pero si observamos su mirada, calma y pensativa, podremos percibir su sensibilidad.


Por eso la historia de Patrick, pasó de la mayor crueldad al más grande de los milagros, el amor. 


Reflejos Femeninos
A.M
Fuente: Huffington Post / circoviral.com

MASCOTAS- golpe de calor,cómo ayudarlos.

Como podemos ayudar a las mascotas, como los perros y gatos, a evitar que tengan un golpe de calor.

No sólo pueden sufrir golpes de calor cuando hay una temperatura de 40º, sino también cuando dejan a la mascota encerrada por un rato en el auto, que ha quedado bajo el sol o en un ambiente demasiado caliente, sin ventilación, para que los animalitos empiecen a manifestar síntomas de malestar.


A diferencia de las personas, los perros no sudan, sino que eliminan el calor en forma muy distinta, reaccionan incrementando la velocidad pulmonar mediante movimientos respiratorios más rápidos, realizados con la boca abierta y la lengua afuera, el clásico jadeo; los gatos, por su parte se refrescan lamiéndose el cuerpo.

El aumento de la temperatura corporal produce en el animal una constante agitación, que puede taducirse en una progresiva torpeza al moverse, también los observamos caídos, como cansados, buscando la sombra si está afuera, o el ventilador si está adentro; en los cuadros más graves hasta pueden llegar a perder el conocimiento.

En estos casos, lo que debe hacerse, es transladar al animal a un lugar sombreado y ventilado, mojarlo con agua fría y abanícarlo con un diario o abanico para que se evapore la humedad del pelo y baje la temperatura.

Otras posibilidades son friccionar al animalito con alcohol o sumergirlo , menos el hocico , en un baño de agua.

Cuando el animal haya recuperado el conocimiento, aplíquele un paño frío en la cabeza.

Si el caso es que quedó dentro del auto encerrado, para reanudar el viaje, conviene esperar media hora para seguir.


Reflejos Femeninos
A.M

Fuente: Primeros Auxilios para Animales. P.Fortunati.
Foto: Fotosmix.com


Top