ads



Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Style6

Y vivieron juntos para siempre

La historia de vida de ésta pareja, es un caso fantástico de demostración de amor puro, más allá de toda frontera del tiempo.

El, se llama Faustino Jacinto, nació en el año 1914 y ella, Estefanía Gómez nació el el año 1916.

Un día el destino hizo que se cruzaran sus caminos, y desde entonces están juntos, casados hace ya 81 años, desde el año 1932, formando un familión con más de 300 descendientes, 11 hijos, 65 nietos, 110 bisnietos y 18 tataranietos.

historia de amor de Faustino y Estefanía
El hombre, no tenía dinero ni nada para ofrecerle a la bella muchacha que había conocido, pero si le podía dar su amor, los padres de Estefanía, no querían saber nada, entonces con algunas dudas, ella decidió tomar sus ropitas y escapar con Faustino.

Se casaron por civil, la boda se llevó a cabo simple y sencilla, sin fiesta ni nada, por falta de dinero, además que andaban escondiéndose de la gente.

El tiempo pasó y pasó, y aquí están, juntos con un respeto y un amor sin igual, cada uno tiene achaques propios de su edad, pero la mujer continúa preparándole la  comida a su esposo todos los días comen juntos y comparten la misma habitación, como el primer día.

Comparten reuniones y visitas de toda la numerosa familia que los aman, de generación en generación.


El hombre tuvo unos problemitas de salud, sus hijos y su esposa, lo cuidan y contienen lo mejor que pueden y va mejorando poco a poco.

Una de las hijas, expresa que no quieren que los separen, aún estando enfermos, piensa que el día que uno falte, el otro lo seguirá...

Emocionante en verdad, fueron muy afortunados.

Les dejo un video donde pueden escucharlos contar su historia de amor...

Y vivieron juntos para siempre
 


Reflejos Femeninos
A.M
Fuente: Primer Impacto (noticias)

Reflexiones en familia: ¡ No te metas en mi vida !

Maravillosa reflexión, ideal para compartir en familia, para desmenuzar con todos los matices, las relaciones entre padres e hijos.

Muchos son padres de hijos adolescentes, y sufren de reacciones típicas de su edad, con ansiedades acumuladas en sus hormonas en crecimiento, mezcladas con los miedos a lo que viene sin conocer.

Muchos son los padres que se colman de paciencia, para entender, aconsejar y guiar como mejor les sale a sus amados hijos.

El paso por éstas etapas es duro, tanto para los papás como para los chicos, aunque en éstos últimos
no se note demasiado, ya que se creen con la verdad de la vida, casi diría con terquedad genuina, y sin escuchar cuando uno les dice, que ya comprenderán cuando maduren, cuando sean grandes, cuando sean padres...

Navegando en internet, encontré ésta bella reflexión que quiero compartir con ustedes, sobre los pensamientos de un sacerdote, sobre el tema.

Espero que les sirva si algún día tienen que sentarse a conversar con sus hijos...


“La paternidad no es un capricho o un accidente, es un don de Dios, que nace del Amor”




Reflexión sobre: ¡NO TE METAS EN MI VIDA!

Hoy que estoy profundizando mis estudios teológicos en la Familia; sus valores, sus principios, sus riquezas, sus conflictos, recordaba una ocasión en que escuché a un joven gritarle a su Padre:

¡¡NO TE METAS EN MI VIDA!!

Ésta frase caló hondamente en mí, tanto, que frecuentemente la recuerdo y comento en mis conferencias para padres e hijos.

¿Si en vez de sacerdote, hubiese optado por ser padre de familia, qué le respondería a mi hijo, si él me hiciera esa pregunta?

Esta podría ser una respuesta:

¡¡Hijo, un momento, no soy yo el que me meto en tu vida, tu te has metido en la mía!!

Hace muchos años, gracias al profundo amor que mamá y yo nos tenemos, Dios permitió que llegaras a nuestras vidas y ocuparas todo nuestro tiempo. Antes de que nacieras, mamá se encontraba mal, no podía comer, y además debía guardar reposo, así que yo, tuve que encargarme de las tareas de la casa, además de mi trabajo.
Los últimos meses, antes de que llegaras a este mundo, mamá no podía dormir y tampoco me dejaba dormir a mí.
Antes de nacer los gastos aumentaron increíblemente, tanto que gran parte de nuestro salario se gastaba en ti, en el médico que atendía a mamá, en medicamentos y en comprarte lo mejor. Mamá quería comprarte todo lo que veía para bebes, las mejores prendas, y lo más lindo.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Llegó el día en que naciste y compramos un recuerdo para regalar a todos aquellos que vinieran a conocerte.
Desde la primera noche no dormimos. Cada tres horas como si fueras un reloj nos despertabas para que te diéramos de comer, otras veces te sentías mal y llorabas todo el tiempo, sin que nosotros supiéramos que hacer, pues no sabíamos qué te sucedía y hasta llorábamos contigo.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Comenzaste a dar los primeros pasos y tuvimos que estar detrás de ti todo el tiempo, ya no podíamos sentarnos tranquilos a leer el periódico, a ver una película, ni podía ver el partido de mi equipo favorito, porque para cuando menos lo esperaba, te perdías de mi vista y tenía que salir tras de ti para evitar que te lastimaras.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Todavía recuerdo el primer día que fuiste a la escuela. Tuve que llamar al trabajo y decir que no podía ir, porque tuve que acompañarte al colegio y estar contigo. Tú no querías entrar, llorabas y me pedías que no me fuera, tuve que pedirle a la maestra que me dejara estar a tu lado, hasta que tomaras confianza.
A las pocas semanas ya no me pedías que no me fuera, y unos pocos días mas tarde, hasta te olvidabas de despedirte cuando bajabas del auto corriendo para encontrarte con tus amiguitos.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Seguiste creciendo y nos pedías que te lleváramos al lugar en que te reunías con tus amigos, y que te dejáramos y te recogiéramos unas calles antes. Eras demasiado moderno y no se cuantas cosas más.
No querías llegar temprano a casa, te molestabas que te pusiéramos límites o reglas, no podíamos hacer comentarios acerca de tus amigos, sin que te volvieras contra nosotros, como si los conocieras a ellos de toda la vida y nosotros fuéramos unos "desconocidos" para ti.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Cada vez sé menos de ti, y lo que sé, es a través de los demás, ya no quieres hablar conmigo, dices que siempre te estoy regañando. Todo lo que yo hago está mal y te burlas de mí.
Y yo me pregunto, ¿Cómo con tantos defectos he podido darte todo lo que tienes?
Mamá se queda despierta y no me deja dormir preguntándome si has llegado a casa, diciéndome que es muy tarde y que tu celular está desconectado, que ya son las 3:00 de la mañana y no has llegado.
Solo cuando te oye entrar en casa y cerrar la puerta de tu habitación, podemos dormir.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

Te aburre hablar con personas como nosotros, que no entienden el mundo de hoy, por eso sólo me buscas cuando hay que pagar algo, necesitas dinero para la universidad, o para tu diversión.

Y tu, me dices: ¿NO TE METAS EN MI VIDA?

¡¡Hijo, yo no me meto en tu vida… tu te has metido en la mía, y te aseguro que no me arrepiento de que lo hayas hecho y la hayas cambiado para siempre!!

Mientras esté vivo, me meteré en tu vida, para ayudarte, para formarte, para amarte y para hacer de ti una persona de bien.
Además si no lo hago yo, otros se meterán en tu vida y esa es una responsabilidad que me corresponde a mí.

¡¡ Sólo los padres que saben como meterse en la vida de sus hijos logran hacer de éstos, hombres y mujeres que triunfen en la vida y sean capaces de amar y ser amados!!



Reflejos Femeninos
A.M
Fuente: internet.vs

UN BEBÉ ENCIERRA A SU MADRE EN UN PLACARD POR HORAS

Noticias de actualidad, que llegan desde Nueva Zelanda, increíblemente un pequeño bebé, sin querer encierra a su madre, quedando solo con todo los peligros durante 7 horas.

Un bebé de sólo 14 meses, cuyo nombre es Harry, encerró en forma accidental en un placard, tipo armario o clóset,  a su mamá.


La madre Karan Kilgour, de 32 años, contó que cuando se quedó encerrada, intentó 3 veces romper la puerta, alertar a los vecinos, hizo todo tipo de ruidos, pero no resultó, lo que esperaba que venga ayuda, para el nuevo lío que su bebé había provocado sin saberlo.

Fueron 7 horas de incertidumbre lo que ésta mamá, tuvo que esperar, no le quedó otra, ya que su esposo regresaría del trabajo más tarde y  la rescataría.

Mientras estaba encerrada, del otro lado de la puerta se escuchaba, como su bebé andaba de acá para allá gateando, llorando, y vaya uno a saber que más hacía.

Su mayor temor era que le pasara algo malo al bebé, con todos los peligros que hay en un hogar, ya que se encontraba sólo, sin control alguno.

Pero felizmente no pasó nada, el esposo pudo rescatar a la madre y al bebé.


Qué desesperante situación, es terrible!!
Hay que estar con todos los sentidos, cuando cuidamos a nuestros hijos, ya que ellos no tienen el sentido del peligro como lo tenemos los adultos. 
Un segundo de descuido, provoca un accidente doméstico. 
Los chiquitos a esa edad, están con todas las luces y rápidamente resuelven hacer cosas que se les ocurren de inmediato. 
Por eso mamá o papá, les doy un consejo, si hay demasiado silencio, corran a donde está el pequeño, porque en algún lío se está metiendo. 



Reflejos Femeninos
A.M
Fuente: terra.com.pe


Top