ads



Slider[Style1]



Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

-TODO MODA - TODO MODA - TODO MODA - TODO MODA - TODO MODA - TODO MODA - TODO MODA - TODO MODA

Style4

- TIPS - TIPS - TIPS - TIPS - TIPS - TIPS - TIPS - TIPS - TIPS - TIPS - TIPS - TIPS


Más TIPS >>>



Style5

- RECETAS - Te gustan los postres? - RECETAS - RECETAS - REC



- SER MAMÁ - MATERNIDAD - SER MAMÁ - MATERNIDAD - SER












Educación de los hijos, un tema que ocupa a los padres, que quieren bien a sus hijos.

La labor de educadores de los hijos, no es una tarea fácil, ya sea en casa, los papás o en la escuela las maestras.

Los padres ponen todo, desde el corazón, raciocinio, esperanza e ilusión en tratar de contribuir con herramientas, reglas, amor, disciplina, entre otras, para el crecimiento de esas personas tan importantes, que son sus hijos.

No se nace con el  título de PADRE o MADRE, se aprende día a día, y se va evolucionando, con aciertos y equivocaciones, la manera más natural del mundo.



Cuántas veces se preguntarán los papás con la toma de decisiones, si hicieron lo correcto? Cuántas dudas se generan luego de tomar dichas decisiones?

Cada familia es un mundo, cada padre es de una manera determinada, cada hijo es también de un personalidad única, por lo que la siguiente guía, es sólo a modo de evaluación de acciones que ocurren asiduamente en toda casa.

Guía para padres

1.- Ejercer la autoridad en forma errónea
Esto se dá cuando se tocan los extremos, o se es muy autoritario o muy permisivo. Sin puntos intermedios. Cualquiera de los dos extremos no ayudan para nada en la crianza de los hijos. El rigor deja huellas negativas sobre una criatura o adolescente, dejando como resultado a personas temerosas e inseguras; mientras que la libertad sin límites deja como resultado a personas incontrolables e irrespetuosas.

2.- Incoherencia entre el decir y el actuar
El decir una cosa y al actuar, hacer otra cosa distinta. Eso crea confusión en los chicos y demuestra que la autoridad o decisión de los padres es débil e insegura. Prometer demasiado y nunca cumplir, o bien amenazar con determinadas reglas, que poco gustan a los hijos, y no llegar a establecerlas, es un proceder equivocado. No ponerse de acuerdo ambos padres, en los sí y los no, es contraproducente.

3.- No tener tiempo para los hijos
La labor como padres requiere de muchas horas, muchos días, toda la vida. La mayoría de los papás trabajan gran parte del día, llegan cansados a sus casas, y más allá de pensar en descansar, deben seguir trabajando ya sea en la cocina, lavando ropa, o con las tareas escolares de los hijos. No es tarea fácil encontrar tiempo para charlar, jugar, escuchar, compartir con los hijos, pero es algo que deben encontrar la manera de lograrlo los padres. Es importantísimo, las pocas o muchas horas, buenas en calidad, no tanto en cantidad para la salud emocional y mental de los chicos.

4.- Gritar, levantar la voz en demasía. 
Descargar sobre los chicos las furias de los grandes, no es algo bueno. Lo que se puede decir hablando, no se debe decir a los gritos, creyendo que a ellos les va a quedar más en sus oídos, porque uno grita. Generalmente los padres que gritan y se sulfuran todo el tiempo son considerados como "locos" por los hijos, como personas que no deben llevarles el apunte, y considerarlos, por tener problemas que resolver. Resultante, es la ausencia de una lección, si esa era la intención inicial.

5.- Levantar la mano
No se le debe pegar a los chicos. Las costumbres fueron mutando, antes se acostumbraba a darles palizas, pero por suerte, éstas fueron reemplazadas por la palabra o bien un chirlo ligero. Nada excusa levantarle la mano a un hijo. Además que se estaría contribuyendo de alguna manera a que ese chico en el futuro sea golpeador.



6.- Mentir u ocultar la verdad
Creer que mentirles u ocultarles la verdad a los hijos es una forma de protegerlos es un error. Nada es más aconsejable que ser realistas y sinceros, mostrándo porque las cosas son así, y si cambiarán en el futuro, como se llegará a eso. Los hará más responsables saber toda la verdad.

7.- Darle todos los gustos 
Darle todo lo que los hijos piden, sin medidas, ni consideraciones, es malo. Tapar con cosas materiales, las carencias o con el fin de aplacar los caprichos es peligroso. Ese chico crecerá con la idea de tener el "derecho" a obtener todo lo que quiera, sin importar cómo y con un mensaje a los papás de una especie de "obligación" en darselo.

8.- No enseñarles a ser solidarios
Uno de los aspectos en la sociedad, que dan placer, desde el corazón, es ayudar al prójimo. Si bien en la sociedad actual se ve mucho individualismo, no hay que dejar de enseñarles a los chicos que sean solidarios.

9.- Poco o mucho amor 
Demostrar mucho amor no es malo, siempre que no sea demasiado o desmedido, pero dar poco amor si es malo, porque lo más importante en la vida de los hijos es el amor de sus padres y familia.

10.- No respetar las personalidades de los hijos
Los hijos son personas que tienen personalidades únicas y diferentes al resto. No deben los padres comparar, ni reprochar, ni ambicionar sobre los comportamientos, deseos, preferencias, logros, de los hijos, cada uno tiene lo suyo. Respetar a los hijos es enseñarles a respetar a los demás.


Reflejos Femeninos
A.M
Fuente: internet.vs





About Admin.

Sitio web con temas relacionados a la mujer. Contenidos actualizados, tendencias y clásicos.
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment

Hola amigas!!!Dejen su consulta, opinión, solicitud de temas. besosososo!!!!


Top